Buscar:

Blog

Las familias en el Programa Acude.

Familias del Programa Acude.

Teoría y práctica de grupo.

El trabajo en grupo de padres  con las familias del Programa Acude persigue que, desde una experiencia vivencial compartida, obtengamos los cambios deseados en el manejo parental. Para conseguirlo necesitamos una buena cohesión entre los miembros. Y  de estos con los terapeutas. La vinculación afectiva y la capacidad para reflexionar sobre uno mismo y sobre los hijos, tendrán un valor enorme para que los objetivos se alcancen y se generalicen. Es decir, que los cambios se mantengan fuera del ingreso y en entorno naturales como la escuela, el trabajo o la vida cotidiana en el domicilio.

La práctica de grupos ha mostrado su eficacia y efectividad desde diferentes paradigmas teóricos de la psicología. Desde los clásicos grupos psicoanalíticos, a las intervenciones grupales más cognitivistas, basadas en el manejo de contingencias pasando por intervenciones sistémicas de grupo familiar.

En las familias en las que se produce un sufrimiento de larga evolución. Como son las que asistimos dentro del Programa Acude, encontramos una serie de fenómenos en común.

  • La carga familiar secundaria a la atención de los problemas del paciente, así como de soportar conductas molestas, censuras sociales y preocupaciones al ver limitadas las posibilidades de un ser querido.
  • El estigma social del paciente y de toda su familia. El etiquetaje de anormal o asocial tiene connotaciones muy negativas en las familias.
  • El aislamiento social causado por el estigma y por la necesidad de dedicar la mayor energía en el cuidado de la persona que requiere más atención. El aislamiento social provoca menor apoyo emocional y más estrés con consecuencias en el sistema inmunológico. Además de mayor tendencia a la ansiedad y la depresión. Todas estas consecuencias provocan mayores dificultades en el manejo de la parentalidad y, por tanto, un aumento de las dificultades relacionales. Es decir; un círculo vicioso que se retroalimenta.
  • Alteraciones de las relaciones familiares representadas en discusiones muy frecuentes, conflictos de pareja y entre los hermanos. El paciente se siente en una situación de desventaja con respecto a los que no padecen síntomas o problemas. Así aparecen celos lógicos, mayor percepción de sus limitaciones, más sensibilidad a las amenazas del contexto social y familiar.

 

Los trastornos de conducta:

Los  trastornos de conducta durante la infancia y la adolescencia tiene un origen multicausal, individual (biológico y psicológico). Social (por ejemplo: cultura del consumismo, inmediatez, escasa reflexión sobre los valores, acoso escolar, etc). Y familiar.

La parte que nos ocupa en el grupo de padres es la referencia a los aspectos familiares, ya que es el margen de maniobra que tenemos, o el foco, donde poder trabajar. No tendría sentido debatir extensamente sobre la sociedad, la genética o los aspectos relacionados con la escuela. Ya que no podemos influir de manera directa sobre ello. Pero sobre los familiares sí, y dentro de estos diferenciamos dos apartados:

Factores de riego de difícil abordaje:

  • Desempleo.
  • Monoparentalidad.
  • Psicopatología o síntomas en los padres.
  • Consumo de tóxicos y alcohol.

Factores de riesgo de indicado abordaje en terapia de grupo.

  • Dificultades de contención parental: emocional y normativa.
  • Estilos de relación dentro de las familias.

La contención normativa tiene que ver con poner normas que ayuden al proceso de educación y socialización de los hijos. Por su parte la contención emocional tiene una complejidad diferente y se refiere a aspectos poco visibles. Ejemplo: soy capaz de aceptar que mi hijo expresa sus emociones de una forma diferente a la mía y lo acepto tal cual es. Cuando está rabioso entiendo que tengo que tolerar ese malestar tomando distancia y no reaccionando como si fuese un ataque personal.

Patrones adecuados dentro de las familias:

  • Los hijos tienen el rol de hijos y no de seudoadultos. No necesitan ejercer de cuidadores ni estar en la jerarquía familiar a la misma altura que los padres.
  • La comunicación interna suele ser congruente, los progenitores dan mensajes complementarios, no contradictorios.
  • Hay una aceptación radical de todos los miembros de la familia a pesar de que, a veces, hagan cosas que no nos gusten. Normalmente tenemos una mirada apreciativa hacia ellos. Promovemos la autonomía de los menores y que cada cual tenga su espacio.
  • Hay un equilibrio en cuanto a responsabilidades y cargas de trabajo/estrés emocional.

Durante la terapia de grupo de padres tendremos en cuenta los siguientes módulos de intervención:

  • Creación de grupo y promoción de una plataforma de confianza.
  • Psicoeducación sobre estrategias de afrontamiento conflictivas durante las visitas, salidas o llamadas telefónicas.
  • Trabajo sobre la parentalidad y elaboración psicológica de los temores de los padres, así como reconocimiento de las dificultades propias.

La diferentes técnicas de intervención van dirigidas a estos focos y tienen un formato abierto. Esto es: salen las altas y entran familias nuevas. En la medida de lo posible dispondremos de un espacio para las despedidas y acogidas.

La intervención en grupo tiene sentido si se da, como es el caso del Programa Acude, en el seno de una intervención multidisciplinar en red.

Dr. Jose Andrés Sánchez Pérez

Jose Andres Sanchez Pérez.

Dr. Jose Andrés Sánchez P.
Las familias en el Programa Acude, terapia de padres.

Referencia bibliográfica: 1 Grupos de padres con niños con trastorno de conducta 72-GAPenTC(1)

 

No hay comentarios

Escribir un comentario

Acepto
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
¿TE AYUDAMOS? 667 84 55 45